martes, 22 de marzo de 2011

El circo de kure luke

Llegaron un sábado muy temprano. Era un grupo compacto de 7 camionetas y un auto. Don Santi viajaba en ese uniko autito mau color crema, el coche era un toyota sprinter del 91, y al pasar a mi lado pude ver el perfil del viejo recortandose contra el yuyal de los altos del barrio San Fernando. Su piel era del color indefinido de los periodicos viejos y se arrugaba en miles de otras arruguitas michimí. Iba con la cabeza muy erguida y el humo de un porro liado con papel de celulosa dejaba un aroma dulce de la chingada. Eso me dejó una buena impresión sobre el primer circo Ultra sensible que visitaba el barrio.
Tardaron en instalarse casi una semana debido a que Don Santi, el dueño y gerente del Circo no sé decidía por el sitio exacto donde se instalaría la carpa. Lo tengo que saber a travéz de un sueño,siempre ha sido asim, es uma tradicion qui veim da family explicaba Don Santi mientras encendía nuevamente su petardo y se disponía a recorrer el campito,que por esos días ya estaba todo desmalezado. Hasta se había hecho una canchita donde soliamos jugar un partidito entre nosotros y a veces con la gente que laburaba nese Circo Ultrasensible.
Eran seis person y una yiyi de pinta anorexica que casi non salía de su carpita, ella era la Adivinadora Orgásmica, se llamaba Ninyita Pokarei: te predecía el futuro depois di kopular contigo. De entre lo vago, solo Yorwi llegó a entrar con ella, el quería saber si alguna vez tendría un hijo y estaba muy preocupado en las cosas que le tendría que decir a ese futuro hijo, pero primerito ke nada ele oi kuaase el nomem con que tendría que llamar a ese mitaí del futuro, él tera qui ser un ñembo envíado para mim decía Yorwi, asi que tengo que estar prepareitor falaba ele.
Al primero que conocimos fue al poeta invisible Ney Valdez, un rumano comedor de insectos que hacía una performance que consistía en repartir unas galletitas hechas a base de hongos alucinógenos a todos los asistentes y luego colgarse boca para bajo de una cuerda atada al palo más alto del circo .
Luego de oscilar un par de veces sobre la cabeza del publico, que a esa altura ya empezaba a mambearse con los efectos del hongo silocybico, el Ney, poeta comedor de insectos, empezaba a tajearse con un yilé en leves cortes por tutti su pire desnuda, del vientre y las piernas principalmente. La sangre se esparcia en menudas gotas sobre las caras, brazos, carteras y pororos de la platea. Y a medida que más sangre caía, Ney gritaba más fuerte su Poema Desechable Numero 33. Su voz era la de un angel encendido en ecos de neutrinos.
Todo eso duraba unas dos horas,más o menos, hasta que el Ney desmayaba y el publico aullando pedía su cuerpo para devorarlo, era ese el momento en que los otros actores del circo entraban a escena: los mellizos Curuguateños, el maká incendiario, Manoel Kavú, el equlibrista tartamudo y Carlinhos Picolo, el mago travesti.De entrada le dan unos buenos y contudentes latigazos a los más euforikos de la primera fila,vociferando consignas en rumano,luego desatan al Ney y lo retiran del escenario.

1 comentario:

  1. festa ex puesta y explicita,. el grado cero de la ruptura con el grado cero del cuerpo y el cuervo del éxtasis comido en la puerta del edificio sony, en su puerta cenit-all

    ResponderEliminar