martes, 22 de febrero de 2011

Es mim primer peaje

Ya que salimo muy temprano con Resto del Mundo, el broder máis heavy di San Fernando, sin tomar teté ni lavarme la cara, se me ocurrió de onda armar un petard para ir bien zarpados bajo ese fino haivi ru í que nos envolvía con su frio susurrante.
Era las 4 por ahí, ni bollo, yo ya quería llegar nomaís a la esquina del bar koreano y terminar de una buena vez con todo. Tranki che kapé falou Resto, con ese sotaki purete del comando alucinogeno al que había pertenecido hasta hace muy poco, esta es la hora que tenes que estar muy concentrado para que todo el show salga beleza. Vamo fumar todo y despues dejá todo a mi cargo le dije y estornudé como un jaguá miserable, abandonado en pleno invierno.
Está bueno este ka á le dije. Un marley superpower axé guayaki me contestó Resto y lanzó un pukavy de acero que brilló un flash nesa neblinosa koejú de fines de marzo.
Cuando faltaba una cuadra se acabó el joint.Resto se apartó hacia un alambrado que cerraba el patio oscuro de una casita que parecía a punto de ser tragada por la basura que llenaba aquel lugar. Se apoyó en un poste y desde lejos armó la figura confusa de un hombre que estaba meando sin korte y aparentemente super escabio. Esa era la idea pué nde loko.
Yo seguí caminando hasta la esquina donde se esperaba colectivo. Era en la vedera del bar koreano donde a veces curtíamos pilzen o quemabamos cerita nel baño. A esa hora de la madrugada, del bar, dormido y sombrío no se distinguían más que sus murallitas llenas de afiches proselitistas del Al Kaeda Erotikon, al pie de la foto de un person de pinta oriental estaban escritas palabras en árabe y portunhol.
Los del Alkaeda Erotikon eran una secta punk que creaba burdeles cooperativos y apoyaban el consumo de todo tipo de droga natural para expandir la mente. Nesa semana habían presentado a su candidato para que se disputara también en las elecciones de intendente de San Fernando. El viejo actor PornoNipóniko era su candidato y aunque nadie lo veía de día y los que lo veían de noche nunca te contarían dónde lo vieron, se podía confíar que era el mejor candidato.
Pero no era la foto medio borrosa del actor Pornonipóniko lo que yo estaba mirando precisamente nese moment . Era la inconfundible silueta de mia kapé del alma NInyita Pokarei. Que onda le dije al acercarme a ella cuando justo se puso de espalda.
Al escuchar mia voz giró nuevamente su carita manga y lanzó un super gesto de mántix, era una señal. Solo yo sabía que eso significaba que la cana podría estar cerca o que ya pasó hace un rato. Ella volvió a su posición original como si non me conociera.
Yo pasé de largo como un buey fantasma sin vikear nada guaú.
Apreté al primer bulto que salió de la bruma. El viejo tenía lentes y soltó un gritito al pedo, eru la erekoa , neipy nde joro le dije con la faca gris bien cerca de su cara sorprendida.Temblando me ofreció una billetera de cuerina azul y tambien su celular en la otra mano. Ahiete nomáis le dí un pya juru con mi puño izquierdo y se cayó en secó, revisé la billetera, tenía unos cuantos miles y una flor de jazmin reseca entre las fotos de una yiyi que parecía de telenovela.
Le tiré todo sobre su cuerpo que se retorcía en la sucia vedera y guardé el jazmin y el money en mi bolsillito de adelante.
Cuando me crucé con Ninyita le saludé con una ceja, ella me tiró un ok con su boka loka y me borré con las primeras sirenas que rompían el kiriri de esa mañana.Era mi primera veiz y pegaba todito ya luego de entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario