domingo, 13 de febrero de 2011

El mix del pombero kabron











Estaba escuchando el mix ese de Ioshua, una historia narco gay re mbarete , eran como corridos pero con mucha noise de guitarras y me repetía mentalmente que no me gustaba ese cyber. Sí ya sé que curtí muitas veces por alli pero nunca me gustó y mucho menos me iba a gustar estar parado por máis de media hora como un kabron tekorei yendo y viniendo por la vereda onda kumbiantero speed solo para mirar cada veiz que se abría esa su puerta gris perla al person que atendía, su cara pálida de seboí y esos ojos de eterno pirado, uno que de onda parecía que la tenía siempre inyectada, te decía cosas zarpadas así al toke, onda ñembo muy cuate desde mitaís. Pero a mi niai me caía bien.
"Nde ! cucumelos lo que pega asi con este clima" me dijo a mí una veiz, yo hize como koreano en asalto callejero: el papel del impasible. Pero no solo el que atendía me caía bien fisura, era el cortamambo de los colores del lugar, esa decoración atroz y de una trizteza asfixiante con todos esos poster de Camilo Sesto y Sandro en la pared de los baños, una onda sepia a base de semen y vomitos de los peajeros que venía a curtir merka los sábados. O las yiyis crackeras del abasto que se manoseaban sin korte, espasmodicamente a cualquier hora. Y justito era a ese lugar y no otro adonde debíamos ir. Entao, llegado el caso y falado beim del asuntelli, esa tarde de frio amangy y de humo dulce del mejor joint de las tres fronteiras "Ni bollo", le dije a Yorwi cuando me papeó si non tenía problem en acompañarle un flash.
Tenía que encontrarse con el hijo número 80 de Stroesnner. Lo conocía desde hace poco realmente.Le había contactado al azar por su feibuk la semana pasada. En una de esas Yorwi le envió uno de los relatos de los kapes donde se cuenta la historia de Pachu el taxi boy, el joro chupa culos de la epoca mbarete del stronismo, dulce epoca de delirios y sombras negras, llena de muerte y mucha lujuria.
Pero el tema no era que el tal nieto del Rubio recurtiera la literatura o le interesara publicar el relato o comprar el libro cartonero que habíamos pintado la semana pasada con muita fana encima ya que había todito nde loko.
El punto principal de la historia le dijo el Hijo número 80 a Yorwi y Yorwi me lo repitió unos días antes del día del encuentro, imitando quizá todito sus gestos de puto freaki y merkero de la cabeza, resaltando que el verdadero karakú qui faiz cuestion era esa historia del maletin con los millones de dolares del viejo Tacho Somoza.
Cómo pio luego chesaraita del person, terminó sus dias convertido de un bazookazo en incontables pedazinhos de carne ropa vidrio humos polvillo del verano semen de pachu delirios del pueblo y jazmines sin metáfora una mañana , todo sarambí por la kalle España. Instantanea inesquecibeu numa toma black & white del diario AQUI, uno de los recuerdo máis puretes de mia infancia. Ese maletin existió y aún existe, yo sé quien lo tiene y podemos llegar hasta él, le escribio la noche anterior el Hijo Nro 80 de Stroessner en su muro de feibuk a Yorwi y luego se citaron acá para armar un plan de resgate.
Pero Yorwi me dijo que me quedara afuera nomais para vikear todito y para cubrirle la retirada en caso de bronca, asim como yo, ele non tein confianza de nadie, y mucho menos de un Stroesner, por máis loko que sea. Upeare la lo do vea ore makina pa nesa mañanita sin sol y justo nel peor cyber de San Fernando.

1 comentario: