viernes, 15 de octubre de 2010

Maiacovsky

Es fácil ser Maiacovsky nene

Solo alcanzo a decir eso, en el mismo instante le reventaron la cabeza de un botellazo, Wilheim pensó que de esa manera era mas Maiacovsky que de la otra. Se le acerco, lo miro y lo ayudo a levantarse, despues salieron del bar en dirección al río. No hablaron de nada, el no paraba de quejarse que le dolía la cabeza, en cambio, Wilheim solo podía pensar en la luna que caía de una manera extraña por así decirlo. De golpe se paro y se sentó.

Para nene, me duelen las piernas, ser Maiacovsky es fácil -


A Wilheim eso le pareció una especie de verdad a medias, la luna, pensó, la luna siempre esta ahí y no hay mas verdad que eso. Pero al otro le interesaba un carajo la luna y todas esas giladas, el era el poeta de los versos al Che, a Fidel y Camilo, una especie de Roque Dalton resucitado en estas tierras.

¿Que tenes de Maiacovsky vos?

Es fácil nene, todo lo que vos no tenes

Wilheim siguió caminando en dirección al río, atrás sintió que el tipo se incorporaba y lo seguía. Cuando giro la cabeza solo vio venir la piña, su cuerpo cayo contra el asfalto. El tipo le recito unos versos al oído antes de salir corriendo.

Se muy bien

que no les gustan las frases vaciás


Al rato se levantó y siguió caminando en dirección al río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario