sábado, 17 de abril de 2010

PIZARNIANA


INFIERNO MUSICAL se llamó mi primer libro, el primer libro que se orientó a mi perfecto vacío hasta entonces.

Tenía toda la atmósfera que esperé en el retrato de mi anciana juventud.
Mi verso, su verso decía COLD IN HAND BLUES

"voy a decir solamente algo
y qué es lo que vas a hacer
voy a ocultarme en el lenguaje
y por qué
tengo miedo"

y fue eso lo que quito barrotes a mis alas sucias.
El libro estaba dedicado por alguien que me vio transitar en mi sexo, que me vio en los pasillos de mi exclusiva escuela.
Se acercó colorinamente, pecosamente y escribió:

ME ASOMBRA EL DESCUBRIMIENTO DE TI / Macarena/ caligráficamente/Macarena

Como si al ver El Libro hubiese encontrado la primera palabra de nuestro infierno musical:
Luego, cuando salí animala de fuego desde el infierno juvenil, en la micro camino al nuevo trabajo inútil me miró un estudiante desde los ojos fotocopiados de Alejandra y Obras Completas.

Hablamos desde su voz
La Condesa sangrienta sabía de mis JUEGOS PREDILECTOS: cortar cabezas a nínfulas y hombres demolidos.Derruídos.

RECUERDO A PIZARNIK esta mañana y la lluvia haciendo manchas en mi sweater morado y Alejandra me enseño de estas lilas que crecían mecanicamente bajo nuestra vereda y jumpers cotidianos.

Y Alejandra nos dijo, nos advirtió que la lluvia es sucia porque bota desde el cosmos solo la tristeza de vivir. Para eso vinimos, para encontrar los libros que nos hacían envejecer más rápido que de costumbre. para que el tiempo se pinte las uñas como puto.

Para que la sangre precipite el día a la neblina a la calle de ojos ciegos.

Eso es Alejandra sufriente. No hubo día en que no completara La Obra. No hubo correspondencia donde no pidió ser savlada para salvarse.
No hubo en mí más que la pequeña asexuada Androgino que me llevó a las rubias enamoradas de imposibles.

Cierta vez sobre mi alfombra voladora que oía desde arriba la nube lluviosa, en pleno invierno del 87 agonizante, llegó a una casa mi ángel rubio a recostarse sobre su primera decepción . LLoraba mojando sus ojeras porque su amor de pelo de oro ya no le escribía: (1) " TE AMO A TODA BOCA".
Nunca supe de consuelos idiotas (hasta ahora) y solo la contemplé.diosa,como se iba volviendo pantera ante mis deseos clitorianos podados.
Esa noche no puse olvidarla y la mañana siguiente, cuando el sol calentaba la flor fucsia del cardenal, ya no la recordaba. No era real ella, era June pálidamente muerta y me prohibí amar nuevamente así desprovista de granadas para defenderme.

Dormí entre las tetas del Olvido.

Mi pequeña Pizarnik se hundía en Nuestro mapocho, tierra de nadie. Ella tajamar de mi invierno dictatorial. Ella la novia de Sábato. los dos ciegos violándome en voz alta.

Luvia y sol arriba en la batalla.
HOY RECUERDO A LA PIZARNIK y su realidad, la que nunca más me permitió ver la vida como mi madre la veía: desde el total abandono.
NUNCA MÁS yo estaría sola en su aborto porque Alejandra jamás me soltaría de los Ojos solo para leer su mensaje miserable.
Su Teatro del final, sus muchas mujeres y hombres flagelando sentidos, oídos.

NO PUEDO, NO DEBO,enmarcarla en mi muro. para eso está Neruda y su marketing directo (al corazón)
NO DEBO NI QUIERO sacudir la lluvia de sus solapas. para eso está el abrigo seco de la Mistral, nortina, excepcional.
NO QUIERO dejar de bailarla cuando me canta en la discotheque al oído violando la hoja en sus interminables parques de Buenos Aires.
NO DESEO sacarla de mi realidad como si fuera POETISA desechable como un pañuelo de papel al remolino de mi baño.
NO VOY, JAMÁS A ABANDONARLA A SU SUERTE, A LA SUERTE DE LOS REMEDIOS QUE YO TAMBIÉN TOMO.



(1) "TE AMO A TODA BOCA " : inscripción en el muro de Pedro Lemebel en su casa en San Miguel, hoy abandonada y llena de recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario