martes, 13 de abril de 2010

Nórdica / Bog / Matrioshka /


Martes 13 de Abril del 2010


Los ojos de la rusa del café sacan cuentas y melancolizan esta mañana anacrónica de martes 13.
Al fin transcribí lo que llevo vestido de papel. Letras impresas en su abrigo imaginario.
La rusa parece Finlandesa y conversa en un idioma de nieve derretida

Describir la realidad (odiaba hacer eso)o sacar fotocopias de la vida de Otros.
La Rusa escucha Ambient mientras su ropa negra baila azul.
Se parece a la Blondie, la imagen que quiere dar es la de una rubia que queda en la memoria reptilesca de cualquier inmortal.
También dicto la autopsia del día que ya terminó para mí, apostada en la acera soleada, ensangrentada de accidente. Pero describo la realidad como mi balcón que siempre cae.

La otra mujer pareciera ser una Alemana de pelo sinteticamente azabache. ese toque tan post-moderno que indica el final de una era que recién comienza en nuestra madrugada.

Yo no hago otro oficio que transcribir y describir la metáfora de este espejo en este (nuevo) café.

Por fuera pasan hermanos en un carrousel de recuerdos. Antiguas hermanas como muñecas tediosas de la infancia.

Dos Rusas. dos del fin del mundo arriba cuando no me rota el mapa, el paso magallánico en la tierra de pubis blancos.
La Rusa y Yo y la superchería de otro ritos. Fogones sonrientes en el Día de la Luz o de Caza de Brujas nórdicas sardónicas.
Si ella supiera que maquillada en su perfecto espejo despertó solo para mi golpe de vista, allende su primavera. Porque ella tuvo que adecuarse al invierno de su viaje, para volar a mi bandada migrante.
Que esto para ella es una simple primavera sostenida.
Si supiera que aquí esperamos estoicos el frio filo del cuchillo sobre el pequeño otoño que apenas roza sus ojos, simplemente.

Casi me enamoro de su antología de vellos pero estoy tan adherida a tu mano empuñándome, a tus descargas sobre poetas transitando mi calle, mi penumbra,que ella la Rusa, la del paso a Finlandia en barquitos de placer, pasa a peor vida de mi lésbica muerte.
Ni siquiera la toco, porque ella la Rusa Del Tauronum está para la comunión con otro cristo ortodoxo, otro altar para su figurita ordenada y tal vez negra cuando se remite al placer.
y dice dios dice bog me dice me dice que dios es bog. B larga me dice O y G de gata. y luego despliega la misma sonrisa de gato de Alicia, recostada y atenta sobre el ábol de la vida.

Le pregunto si es Finlandesa apuntando a un reloj cuya inscripción denota la duda y ella ataca mi mapa bélico con su punto cardinal, con su índice pedagógico respondiendo que es RUSA.
Y luego pregunto casi casi tímida que como se dice DIOS en RUSO y me responde con los ojos más azules, que se dice BOG, lo que yo traduzco en su alfabeto hermoso.
Sólo sabemos que ella dice BOG enseña BOG en nuestro pobre silabario fácil.

La Rusa entonces escucha Jazz en las mañanas para despertar en pleno desierto indígena soplándole el pelo, aventando estos ojos de cielo y verano y sonríe porque alguien viene a visitarla. A su café musical acallando la TV prendida. porque es la música la que finalmente le interesa y filtra. Se nota en su cadencia.

Todo esto es solo describir realidades que se desarman en mi simple espera de un ex-amante que seguro viene apurado y transpirando a encontrarnos a la Rusa y a Mí entre muñecas contenedoras de otras muñequitas de madera pintadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario