viernes, 30 de abril de 2010

Diario de hoy / Dossier / Ocio


(viene mi café).

Estos tres últimos días la Libertad ha sido insostenible. Estar sin horario prefijado, sin trabajo inútil, es fantástico.

Ser punk a los 41 es un privilegio, el pensar que el trabajo indignifica, si es un oficio escindido de la pasión, vale oro.

Por eso voy depurando mi rostro inconforme de jefas guarenes.
Mi ex jefa de hecho se parecía a uno, arrastraba la cola, enorme y sin ruido, aparecía de pronto sobre los estantes, entre las muestras o detrás de la Hildegard cuatro colores jajaja y justo cuando estaba movilizando a mis compañeros prensistas a imprimir panfletos contra su burguesía de guaren con distemper.

El trabajo siempre ha sido un mal hábito. Lo vimos en nuestros padres. Yo lo vi en ambos. Mi madre ya tenía derecho a voto, por lo que era implícito poder pensar, por lo tanto también "hacer" algo por esta humanidad.
Su humanidad pagó mis estudios, hasta que se aburrió.
Ella se aburrió de poner cara de jefa y que le vieran la cara. Se aburrió del feedback comercial y se quedó en casa, viendo el sol pegar en sus diferentes ventanales. Vio la tremenda y nada envidiable pega del sol.

Paralelamente comencé a probar el gustito de tener un título y nada se parecía menos a mis entregas de la U, llenos de creatividad irracional, de metodología brillante. Una bitácora del conocimiento.
Ahí fue que comenzó el tedio de 9 horas,
mientras mis hijos escuchaban a Pin Pon cantando método-método si quieres hacer algo bien necesitas mucho método método método método lalala, mientras a mami le pagaban a $ 2 la hora.

Y muy vertical a todo esto, está la médula, clavícula, peroné, la vértebra de mi holgazanería social.

Porque es en el Ocio donde bailo con mi labor. Mi verdadera labor:

mantener el hogar provisto de sueños.

domingo, 25 de abril de 2010

La fuerza de la microsubjetividad capitalística se contenúa con dar paso al certamen de columpios invisibles en tu marinera fugitiva insoslayable. Como todos los procedimientos son el correcto, nada se vuelve muy interesante. Siendo que la etnografía desfragmentó de nuestros ojos la posibilidad de un center y después lo fizeron tudos los mismop. -Pero agora investigar era todo lo que cualquier cosa uno hiciera. Entonces más bien solo vale el puro eher-CiciO.

No hay modo; para el
cráter de durina,
se lentamente
perrotes de asfalcote

Necesitada
hodres Enél
horimanta, yó no
tevetgne guárdate
de salersi onte
me munhecando

Todos los conglomerados de detenidos en un mismo loop de la herida de signo justo en soma son como muertitos hermosos que vivo y quiero vivir, besando, y continuar, Lovin'.

sábado, 24 de abril de 2010

Convivo con mis cejas y algunos libros



Convivo con mis cejas y algunos libros


Hice un bosquejo de mi vida. No muero ni pública ni privada.

En ese contexto, sin ruidos, sin silencio, convivo con cigarros y mis pies.

No hay una descripción poética de mis caminos, a veces veo la luz de los cuerpos que encuentro en los pasos de cebra de esta ciudad, que es la única que conozco.


Pero salgo de mi viaje y alguna vez conviví con helechos y volcanes.


Todos los cráteres eran yo hirviendo lava y caminos envolviendo el seco sur hacia el lago.


Imagino mi lado de la muerte. El rostro mirando el cielo sin techo. Los que quedan recordando alguna broma que hice, el brillo extraño de mi mirada y muerta imagino la vida de los demás.


Trabajo en un lugar con muchas voces ordenando a la máquina del tiempo que se detenga.


Yo miro extasiada las flores en brazos de los ambiguos amores que se apegan a mi tristeza.


Convivo conmigo y cuando duermo siento el alivio del milagro de morir cada día.


Convivo con arcos y puentes. Paltos, lirios, niños y jóvenes despertando. Camino por el pasillo y voy dejando estelas sin historia. Nunca he luchado entre cuerpos linchados. Convivo con el olvido.


Convivo con la pena de olvidar.


Apenas recuerdo el día que sucedió esa cosa de nacer, acogida en un canto tapando horrores.


Yo convivo, según los otros, con el ansia de las esperanzas.



miércoles, 21 de abril de 2010

Mburuku, un relato de nuestro broder Xiru Damian Cabrera





mburúku



-Terehóna emba’apo mba’e, nde jurujái!

-No es ko eso. No me gusta nomás.

-Lo que pasa es que Miguel oñembochúchi. Pero fijate-na, ch’amigo: Acá vamos a comprar una petaca, vas a licuar el mburukuja, le ponés un poco de azúcar y ya hacés un coctel del chupete. Ni diez mil no vamos a gastar. Si te vas a uno de esos bares chuchi te van a cobrar cincuenta mil por ahí.

-Más caro te van a cobrar.

-Y bueno, no sé cuánto, pero a quién pio lo que le queremos joder. Ñandesogue ningo, ajéa? Ha vare’áreko oiméa mba’e ja’u va’erã... Ñande rapicha arriéro jepe!

-Itavýma kóa.

Tres cráneos pequeños, como los de los monitos. Se los abre por la mitad y se les extrae los sesos con una cuchara sopera; luego, a la licuadora. Las semillas poseen varios aceites escenciales pero amargan el zumo; hoy no hay espacio para "delicadezas", así que adentro, casi negro. Se mezclan caña y jugo en proporciones iguales, y cinco cucharadas de azúcar por litro del brebaje. No, no es jugo loco, se insiste: mburúku para los mingueros -aprendéd, oh profanos bizantinos-.

-Yo prefiero la cerveza legalmente.

-¿Y vos tenés suficiente plata? Porque nostros no tenemos. Así que rembohasáma chéve la nde die-mil’i ky’a ha jajoguáma la káña oñemboty mboyve ñandehegui la despénsa.

El primer sorbo quema la boca, y la nariz se congestiona por unos instantes como si uno fuera a estornudar. Pero el paladar se acostumbra pronto, las papilas gustativas prueban lo agridulce de la fruta. Empieza a narcotizar: el mburukuja surte sus efectos sedativos, la lengua se adormece, los ojos entornados y la caña superponiéndose -debilitamos al boxeador para que resulte más fácil noquearlo, y en ello nos hacemos felices-.

-Cuando tomo me sale el indio. -Le emborrachás, con método. Entonces cede sin mayores inconvenientes. Se acuesta; y si se duerme, es fácil doblar e invertir las jerarquías-. Si mi mamá se despierta y me ve así.

-Ella sabe que estás acá y que estás tomando.

-Si se despierta y me veeeee...

La flor hipnotiza. Los mamangá se lo pasan chupando sus néctares haciendo vibrar los estambres con un movimiento que evoca la cópula. ¿Terminarán sedados en colmenas y nidos que no imagino?

(Yo no sé cómo lo que toma Alfredo. A Cele se le adivina que i-trágo-guasu; tiene que irse enseguida porque mañana temprano tiene que trabajar y quiere emborracharse más rápido. Lo que hace Nilson si que me parece asqueroso, pero yo todavía no le vi: Toma un trago grande y después escupe otra vez sin que nadie se dé cuenta, dice que; muchas veces ya le pillaron ya pero siempre niega -yo lo máximo unas burbujitas lo que he visto en su vaso, pero puede ser de la espuma nomás-. Yo sí, no niego luego, yo coloreteo nomás. Pero a Alfredo no le pillo todavía su trago. Parece que coloretea, pero igual nomás se emborracha. No es como yo. Yo a veces finjo que me emborracho, finjo que tomo y siempre me pillan y me retan. Pero él parece que no toma y se emborracha igual.)

-¡Miguel, vos no estás tomando, nde inútil!

-¡Claro que estoy tomando!

-¡No estás tomando! ¡Ya te pillé todo! Ahora mismo me vas a tomar un fondo blanco si no querés que te de un apysarapo jefe.

-¡Yo no voy a hacer fondo blanco! -Me agarra de la remera y me mira a los ojos apretando los labios; el vello de dos días le imprime un aire de indigencia-. ¡Soltame, Alfredo, o si no!

-¡O si no qué!

-O si no calmate...

Soy conciliador, hago el fondo blanco al final. Por un instante se me nubla la vista. Ahora da más gusto. Pero no, no me voy a dejar emborrachar. Hasta ahí nomás yaaa. Ya da ya, ya da ya, porque si mi mamá se despierta y me veeeEEE...

(Demasiado fuerte gua’u habla Alfredo. Ñémbo agresivo gua’u es. Ahora me doy cuenta de que está bien arreglado, se peinó y todo luego ngo.) Se ve bien y habla fuerte. Quiere hacerse notar, ahora más que nunca, más que anteayer. (Y los perros le miran y dicen ¡ah! ¡A la tuti!) Pero yo sé que él no es así. En el fondo quiere caerme bien, cree que no puede pero lo intenta de todos modos: Cree bien. Yo no te veo ASÍ, Alfredo, te veo de otra forma. (Sabe que comparado a mí es un pichõ. Cierto que yo no sé hablar guaraní, y no me sé pelear tan bien como ellos; igual nomás él es mi segundo.) Mi subalterno.

-A mí no me vas a emborrachar, Alfredo.

-¡Quién dijo que quiero emborracharte?

-Te aviso nomás, para que sepas.

Anteayer:

Nos metimos a una pileta que debería haber servido apra preparar mezcla; hace mucho, aquí iban a construir una ciclovía, pero el proyecto quedó por el camino, así que acá no hay mucho que hacer. Los muchachos suelen meterse allí para fumar a escondidas, pero La pileta es más conocida por sus utilidades moteleras.

Alfredo estaba helado. Me apoyé contra el muro, bien junto a él, y por un instante me dio la espalda para orinar. Estaba medio derrengado y eso me provocó más lástima, pero no le dije nada, se habría molestado -esas cosas no se dicen-. Terminó de orinar, pero se quedó en la misma posisión, con el cierre abierto, por un rato más. Olía mal. Seguro que llevaría algunos días sin bañarse, pero era comprensible.

-¿Cómo que con tu hermano?

-Sí, chera’a. Ndaroviaséi.

Él hinchaba con una chica muy especial: Era titiritera. Había sido una relación de las que llaman “tormentosas”. Él la trataba como una mierda, y viceversa; pero se querían.

-Resulta que ella es mala, y quiso vengarse de mí y por eso se metió con mi hermano.

-¿Y no hablaste con él? ¿Él qué te dice?

-Dice que aperdekuaaporãntema’arã porque él no le va a dejar.

-Áihue... ¿Y vos qué le dijiste?

-Le dije que ella era una puta y que yo cuando quiera le voy a comer.

Estuvimos así recostados un rato, hablando del hermano de Alfredo que se había ido con su ex titiritera. Más tarde le dije a Alfredo que olía algo mal, y él me dijo que no me fijara, entonces me puse a respirar por la boca.

-Alfredo...

-¿Ahora ya?

-...

-Bueno entonces...

No debí haber tomado tanto, pienso. Me tapo los ojos con el reverso de mis manos. Somos cinco, sentados en la madrugada, contertulios en el tedio trasponiendo el sopor como hímenes sucesivos, membranas que ceden a la presión con un espasmo eléctrico; eso de celebrar sentados, en silencio, en grupo pero solos, tiene su mística: manoplas en cada una de las manos que mueven los labios sin articular palabra alguna -no más palabras que las que nosotros les imponemos para contar un chiste con moraleja-.

-Eso no va a volver a pasar. ¿Me entendiste? Al menos no por ahora.

-...

-Y no quiero que me molestes más, ¿entendiste?

-...

-¡Entendiste te pregunté!

Una media agujereada. Le pongo ojos. Le pinto una lengua. Se llama Alfredo. Le hago hablar, o mejor no, eso es muy romántico. Hago que diga barbaridades, no, más romántico. Le hago cantar algo a lo Plaza Sésamo. Nunca voy a estar satisfecho con las ideas de compromiso.

Los muchachos están muy cansados. Se van rindiendo cada cual a su tiempo. Uno se despide, el otro quedó rendido en el sillón de mimbre. Alfredo y yo, en el ring.

-Quiero tomar más.

-Yo también.

-Vamos a lo de Rubinho.

-¿Será que va a estar abierto a esta hora?

-Ja-avrikáta chupe.

-Ahí no va a haber mburúku.

-Yo sé luego, nde estúpido. Jaha katu.

-Jaha.

(Yo no sé si este Alfredo lo que quiere es pegarme o qué lo que es su problema.) Me mira sin mirarme. Yo te veo mejor, Alfredo, no como quisieras, pero te veo bien. ¿Cómo me ves, Miguel? Yo no te veo, Alfredo, recluta, ¡irp! ¡Bicho!

-Olha que horas são! A essa hora ’çes me encomodando! ’Çes não trabalha nao, é? Não vem me encomodar mais, ouviram! Seus merda!

Nos tomamos la cerveza aquí mismo, en el portón.

Rumbeamos hacia nuestras casas. Alfredo viene arrastrando los pies, y su cabeza da tumbos tristes sacudiendo su pelo. Ahora ya no me mira, da la impresión de que camina con los ojos cerrados, pero está despierto. De vez en cuando eructa y nombra a su hermano y a su ex, la que le corneó.

Lentamente -no sé si él se da cuenta de entrada- voy desviando nuestro camino. La piscina está cerca, y... ¡pero él no es tonto!, lo sabe.

-Miguel, demasiado rápido ya caminás.

-Apurate sí que.

-Esperá. Vamos más despacio nomás.

-Bueno, vamos.


Damián Cabrera

19 de febrero de 2010

Minga Guazú, Paraguay

martes, 20 de abril de 2010

Patti Smith - Don`t smoke in bed

: vale madres
chicles
de permiso
al darse la vuelta
el encuentro
con
ce
di
dos
lo que a la mia
las
amigas
de luciferino
Enviado a la(s) 14:47 del martes
yo: asi
en todas las diez maneras
de las curvas con las manos del reloj para no seguir
los muros
de la imberbe
la chingada
sin guantes
volvo
vovlvo
cuando mi camino sun
sun
sum
sube entre las caras o
ke
kieres des estos?
or
ke kieres de estos
es la voz
es la voz de
Santiago: estás creisi
cómo vas hermano?
yo: courtney love
hey
hey
dice la tarde
sin luciernagas golosas
fetiches de el enjambre de la ultima respiracion de goma
FE
TI
chespiritos de mus
bus
chus
sus
to
mientras recorren la cuadra buscando mis huellas
estoy
estas
es
e s c a l e r a................sin ese
Enviado a la(s) 14:58 del martes
yo: solsticio del carton
mirame y veras la kiniela
el sabor de los polvos
el oxigeno
de la cal
la
z
e
t
a
del cuchillo

lunes, 19 de abril de 2010

poema del soldado desconocido, che kape de fernando

que es lo que nos une
que es lo que nos mueve
ko a pe

que es lo que nos aleja de la muerte
que es lo que nos importa
nos une un mismo corazon desnudo
nos mueve el sol desatado de la risa
nos arde en la sangre la musica de todas las flores
por los raudales de la muerte
hacia una amistad de viento, hormiga, polvo, humo, semilla, palabra y salivas
todas las cosas de la vida nos importan
no creo que tengamos todos los antidotos
pero por lo pronto
nuestro abrazo crece
como una mirada lanzada
a las estrellas

sábado, 17 de abril de 2010

PIZARNIANA


INFIERNO MUSICAL se llamó mi primer libro, el primer libro que se orientó a mi perfecto vacío hasta entonces.

Tenía toda la atmósfera que esperé en el retrato de mi anciana juventud.
Mi verso, su verso decía COLD IN HAND BLUES

"voy a decir solamente algo
y qué es lo que vas a hacer
voy a ocultarme en el lenguaje
y por qué
tengo miedo"

y fue eso lo que quito barrotes a mis alas sucias.
El libro estaba dedicado por alguien que me vio transitar en mi sexo, que me vio en los pasillos de mi exclusiva escuela.
Se acercó colorinamente, pecosamente y escribió:

ME ASOMBRA EL DESCUBRIMIENTO DE TI / Macarena/ caligráficamente/Macarena

Como si al ver El Libro hubiese encontrado la primera palabra de nuestro infierno musical:
Luego, cuando salí animala de fuego desde el infierno juvenil, en la micro camino al nuevo trabajo inútil me miró un estudiante desde los ojos fotocopiados de Alejandra y Obras Completas.

Hablamos desde su voz
La Condesa sangrienta sabía de mis JUEGOS PREDILECTOS: cortar cabezas a nínfulas y hombres demolidos.Derruídos.

RECUERDO A PIZARNIK esta mañana y la lluvia haciendo manchas en mi sweater morado y Alejandra me enseño de estas lilas que crecían mecanicamente bajo nuestra vereda y jumpers cotidianos.

Y Alejandra nos dijo, nos advirtió que la lluvia es sucia porque bota desde el cosmos solo la tristeza de vivir. Para eso vinimos, para encontrar los libros que nos hacían envejecer más rápido que de costumbre. para que el tiempo se pinte las uñas como puto.

Para que la sangre precipite el día a la neblina a la calle de ojos ciegos.

Eso es Alejandra sufriente. No hubo día en que no completara La Obra. No hubo correspondencia donde no pidió ser savlada para salvarse.
No hubo en mí más que la pequeña asexuada Androgino que me llevó a las rubias enamoradas de imposibles.

Cierta vez sobre mi alfombra voladora que oía desde arriba la nube lluviosa, en pleno invierno del 87 agonizante, llegó a una casa mi ángel rubio a recostarse sobre su primera decepción . LLoraba mojando sus ojeras porque su amor de pelo de oro ya no le escribía: (1) " TE AMO A TODA BOCA".
Nunca supe de consuelos idiotas (hasta ahora) y solo la contemplé.diosa,como se iba volviendo pantera ante mis deseos clitorianos podados.
Esa noche no puse olvidarla y la mañana siguiente, cuando el sol calentaba la flor fucsia del cardenal, ya no la recordaba. No era real ella, era June pálidamente muerta y me prohibí amar nuevamente así desprovista de granadas para defenderme.

Dormí entre las tetas del Olvido.

Mi pequeña Pizarnik se hundía en Nuestro mapocho, tierra de nadie. Ella tajamar de mi invierno dictatorial. Ella la novia de Sábato. los dos ciegos violándome en voz alta.

Luvia y sol arriba en la batalla.
HOY RECUERDO A LA PIZARNIK y su realidad, la que nunca más me permitió ver la vida como mi madre la veía: desde el total abandono.
NUNCA MÁS yo estaría sola en su aborto porque Alejandra jamás me soltaría de los Ojos solo para leer su mensaje miserable.
Su Teatro del final, sus muchas mujeres y hombres flagelando sentidos, oídos.

NO PUEDO, NO DEBO,enmarcarla en mi muro. para eso está Neruda y su marketing directo (al corazón)
NO DEBO NI QUIERO sacudir la lluvia de sus solapas. para eso está el abrigo seco de la Mistral, nortina, excepcional.
NO QUIERO dejar de bailarla cuando me canta en la discotheque al oído violando la hoja en sus interminables parques de Buenos Aires.
NO DESEO sacarla de mi realidad como si fuera POETISA desechable como un pañuelo de papel al remolino de mi baño.
NO VOY, JAMÁS A ABANDONARLA A SU SUERTE, A LA SUERTE DE LOS REMEDIOS QUE YO TAMBIÉN TOMO.



(1) "TE AMO A TODA BOCA " : inscripción en el muro de Pedro Lemebel en su casa en San Miguel, hoy abandonada y llena de recuerdos.

jueves, 15 de abril de 2010

Yo

Yo que soy el de pocas palabras
Menos ojos
Y negado
Los he visto


Cada uno de ustedes
En una tumba
En una republiqueta con dictadores
En un sueño nazi
En una selva
De puras rubias
De puros rubios
Los he visto


Yo que me he arrancando los ojos
Y recitado de memoria los versos
Que me dieron nacimiento
Los he visto


Cada uno de ustedes acobardados
En las sombras
Mientras una mujer grita
Y clama
Ustedes que corrieron
Para evitar
Meterse
Y así lamentar por el resto
De sus días
Los he visto

Yo que no poseo palabras
Ni símbolos
Ni señaléticas
Ni códigos
Los he visto

Cada uno de ustedes
Que militaron de jóvenes
Para decir que así se hacia
La revolución en otros tiempos
Y
Después los escuche
Decir
En un mitting
De la izquierda
Que la masa nunca los comprendió
Los he visto

Yo que nunca milite
Por marketing
Por la bandera flameante del che
En cada una de las marchas
En que los vi
En que se pavonearon
De ser mas y mejores
Que el resto
Los he visto


Ustedes que ocultaron sus libros
Para decir que no tenían
Que negaron su pasado
Para decir que ahora si
Éramos todos proletarios
Los he visto


Yo que fui arrancando de mis uñas
Mis hojas hechas carne
Mi palabra ausente en la muchedumbre
Los he visto

Ustedes que consiguieron
Un buen empleo
Para bendecir a la masa
Con sus gustosos ONGS
Que se detuvieron
Frente a la obra misma
Y con lamentos
Dijeron que esos
Habían sido amigos suyos
Los he visto

Yo que no poseo
Más que palabras
Para sobrevivir en esta tierra
Que me han negado
Las miradas y críticas
Del medio mediocre cultural
De esta tierra
Los he visto

A cada uno de ustedes
Los he visto

martes, 13 de abril de 2010

Nórdica / Bog / Matrioshka /


Martes 13 de Abril del 2010


Los ojos de la rusa del café sacan cuentas y melancolizan esta mañana anacrónica de martes 13.
Al fin transcribí lo que llevo vestido de papel. Letras impresas en su abrigo imaginario.
La rusa parece Finlandesa y conversa en un idioma de nieve derretida

Describir la realidad (odiaba hacer eso)o sacar fotocopias de la vida de Otros.
La Rusa escucha Ambient mientras su ropa negra baila azul.
Se parece a la Blondie, la imagen que quiere dar es la de una rubia que queda en la memoria reptilesca de cualquier inmortal.
También dicto la autopsia del día que ya terminó para mí, apostada en la acera soleada, ensangrentada de accidente. Pero describo la realidad como mi balcón que siempre cae.

La otra mujer pareciera ser una Alemana de pelo sinteticamente azabache. ese toque tan post-moderno que indica el final de una era que recién comienza en nuestra madrugada.

Yo no hago otro oficio que transcribir y describir la metáfora de este espejo en este (nuevo) café.

Por fuera pasan hermanos en un carrousel de recuerdos. Antiguas hermanas como muñecas tediosas de la infancia.

Dos Rusas. dos del fin del mundo arriba cuando no me rota el mapa, el paso magallánico en la tierra de pubis blancos.
La Rusa y Yo y la superchería de otro ritos. Fogones sonrientes en el Día de la Luz o de Caza de Brujas nórdicas sardónicas.
Si ella supiera que maquillada en su perfecto espejo despertó solo para mi golpe de vista, allende su primavera. Porque ella tuvo que adecuarse al invierno de su viaje, para volar a mi bandada migrante.
Que esto para ella es una simple primavera sostenida.
Si supiera que aquí esperamos estoicos el frio filo del cuchillo sobre el pequeño otoño que apenas roza sus ojos, simplemente.

Casi me enamoro de su antología de vellos pero estoy tan adherida a tu mano empuñándome, a tus descargas sobre poetas transitando mi calle, mi penumbra,que ella la Rusa, la del paso a Finlandia en barquitos de placer, pasa a peor vida de mi lésbica muerte.
Ni siquiera la toco, porque ella la Rusa Del Tauronum está para la comunión con otro cristo ortodoxo, otro altar para su figurita ordenada y tal vez negra cuando se remite al placer.
y dice dios dice bog me dice me dice que dios es bog. B larga me dice O y G de gata. y luego despliega la misma sonrisa de gato de Alicia, recostada y atenta sobre el ábol de la vida.

Le pregunto si es Finlandesa apuntando a un reloj cuya inscripción denota la duda y ella ataca mi mapa bélico con su punto cardinal, con su índice pedagógico respondiendo que es RUSA.
Y luego pregunto casi casi tímida que como se dice DIOS en RUSO y me responde con los ojos más azules, que se dice BOG, lo que yo traduzco en su alfabeto hermoso.
Sólo sabemos que ella dice BOG enseña BOG en nuestro pobre silabario fácil.

La Rusa entonces escucha Jazz en las mañanas para despertar en pleno desierto indígena soplándole el pelo, aventando estos ojos de cielo y verano y sonríe porque alguien viene a visitarla. A su café musical acallando la TV prendida. porque es la música la que finalmente le interesa y filtra. Se nota en su cadencia.

Todo esto es solo describir realidades que se desarman en mi simple espera de un ex-amante que seguro viene apurado y transpirando a encontrarnos a la Rusa y a Mí entre muñecas contenedoras de otras muñequitas de madera pintadas.

lunes, 12 de abril de 2010

Y ustedes

Soñé que estaba en una aldea del vietcong
Y caían bombas
Todo era fuego
Y yo corría


Soñé que estaba en la cama
Y que un perro venia
Con una dinamita en la boca
Y yo corría


Soñé que era poeta
Puto, anarkista y sidoso
Un poeta latinoamericano


Soñé que militaba en una guerrilla
Y que el Che me ofrecía cigarros
Y que yo le contaba que tenía asma
Y que me encataban los poetas
El me decía que también tenía asma


Soñé que estaba en las montañas del tibet
Y no había nadie


Soñé que me publicaban en una antología
Que después alguien estudiaba
Y decía cosas como
Hipertexto, infratexto, metatexto, neotexto


Soñé que me preguntaban mi nombre
Y no lo sabía
Respondía que era
puto
Sidoso
Y
Poeta


Soñé que jugaba a la rayuela
En el patio de un colegio
Mientras la maestra tocaba
A uno de los chicos
En sus partes íntimas


Soñé que me llamaban y me decían
Que ahora me iban a publicar
Porque tenía sida, seguía siendo puto
Pero no era más anarkista


Soñé que estaba sentado en una playa
Pero no había faros
Solo había gaviotas comiéndose entre ellas


Soñé que caminaba y que alguien me gritaba
“Judío puto”


Soñé que mi padre me bautizaba en nombre de Jehová

Soñé que era un gitano en un
Campo de concentración nazi
Y que me comía las uñas

Soñé que era un poeta
Puto
Sidoso
Y
Anarkista


Soñé que me chupaba un huevo
Que me publiquen
Que me critiquen
Que me inviten
Que me inventen

Yo era
El poeta
El puto
El sidoso
Y
El anarKista

¿Y ustedes quienes eran?

El padre del Ney, el hijo de la voz

domingo, 11 de abril de 2010

eSPEJOS DE mOTEL


Estar contigo pudo ser un sueño. Un cuento dentro de mi bolso. Un libro que hablaba de ti.
Encontrarme contigo y tu espalda en el espejo y perderte en la visión.

Estar contigo y tener sobrevivir al día. resistir el otro lugar. A este lugar y tu sombra.
Los días me han enseñado a vagar por la figura del mundo. No encuentro el silencio para decirte que estar contigo y tu ausencia traen un color distinto a estas extrañas horas que poblarán tu figura.

No tener expectativa sobre tu mundo. Ese que construyes junto a tu torre silenciosa.

Estar contigo borró toda tragedia de no hacerme al viento nunca.
Es el final de mis encuentros vacíos de cada noche en que salto a mis propios brazos.

Estar contigo fue el viento borrando la costa en mi ventana imaginaria. El sueño que no encuentra jamás la palabra que se esconde en hojas de oro y me veo desnuda frente a tu puerta apenas abierta. Me hace rogar en silencio que exista esa carta sobre una mesa y la fortuna.

Estar contigo y no estar hace extinguir el fuego en la pupila. tu ojo de vino .
Al despertar pensé en quedarme en ese hotel con ventanas y caleidoscopio de tu cuerpo.
Y se triza la mirada que a esta hora me parece un sueño anterior. Otro que quiero alcanzar con el libro en blanco.

sábado, 10 de abril de 2010

Bienvenido a casa

Regresaba de una convención de poetas mentirosos,
mi mujer aguardaba en la puerta.
"Bienvenido a casa, Cangrejo" -me dijo,
entonces descubrí el cuchillo de cocina,
brillando en su mano derecha.
"Bueno, ya llegué" -dije nervioso.
"Bukowski sin mujeres"
-replicó amenazante.
Caminé en derredor
y me persiguió presurosa,
dábamos vuelta al comedor,
cada vez más rápido.
Y me alcanzó con el cuchillo,
encajándolo en mi vientre,
y me estaba entumiendo.
"Así que eres poeta" -dijo,
y yo pierdo el sentido,
sus dos manos se mueven
empujando el cuchillo,
"bienvenido a casa, cangrejo"
el demonio lo dijo.

jueves, 8 de abril de 2010

He roto un corazón


trató de enamorarme
*y yo le puse razones de porque no era funcional el asunto
*le explique con naranjitas
*porque las manzanas estaban caras
*le di argumentos filosoficos que rebatió
*escribio cartas llenas de sentido
*le dije : SOY esquizofrenica
*trató de doblarme la mano
*y de pronto...
*apareció Él...
*el...el menos poeta de mi vida
*sin casa...
*sin mujer
*sin pega
*y me enamoré
*y le dije al poeta....
*me enamore de otro.

viernes, 2 de abril de 2010

dios/mío


Para mí que Dios tiene tu cara. o la mía diciendo dios.

Dios es con mayúscula para mí . como tu cuerpo. delineado en la noche.

si escribo dios sin poner acento a su primera letra, pierdo el verbo.

poder decir dios cuando me veo atrapada en tu paraíso/ infierno

dios quiera